miércoles, 29 de noviembre de 2017

Plutón, su descubrimiento y la Astrología

Plutón, su descubrimiento y la Astrología




Plutón, al que algunos astrónomos llaman “planetoide” e incluso han llegado a excluir de la categoría que le asignaron en su momento….  continua dando muestras de su presencia, de todas maneras, a través de la manifestación de su energía, que se vincula con el poder y las transformaciones.

Se descubrió en 1930 y, como sucede con todos los planetas que se descubren, su significado astrológico demoró 30 años en serle asignado, es decir recién a partir de 1960.

Se lo considera a partir de sus cualidades, regente de Escorpio y anteriormente a su descubrimiento, el regente de ese signo era Marte.  Aun hoy, algunos consideran una doble regencia, sin embargo esto se relacionaría con el hecho de no llegar a comprender del todo la energía plutoniana. Sea como sea, no es lo correcto a esta altura del S XXI, o en todo caso, sería una “versión poco elevada” de su naturaleza, la manipulación de significados, cuando en realidad Plutón elevado nos invita a profundizar en todo.

Antes de su descubrimiento, las manifestaciones de Plutón existían, pero no eran conscientes.  De la misma manera a ocurrido y seguirá ocurriendo con lo que la consciencia aun “no descubra”….   se expresarán de manera inconsciente.

En el mundo de lo simbólico,  que no es un mundo aparte sino que vivimos sumergidos en él, pero que requiere poder “leerlo”, todo está relacionado con todo. Hechos, personas, circunstancias, contenidos… todo.

Revisemos las circunstancias de su descubrimiento, que son por demás elocuentes acerca de la sincronicidad de todo.

Un astrónomo estadounidense llamado Percival Lovell supuso la existencia de este planeta a través de cálculos físico-matemáticos. Durante 14 años lo buscó, entre 1915 y 1929, año en que falleció. Obtuvo muchas fotos del cielo en la zona donde él creyó que estaría, sin éxito.

Luego de su muerte, un colaborador de él, llamado Clyde Tombaugh decidió continuar investigando sobre este planeta, que obviamente aun no tenía nombre, y le fue concedida esta tarea.  A los 6 meses encontró lo que Lovell había buscado durante 14 años.

Hay dos versiones respecto al nombre que se le dio a este planeta. La primera, puede ser considerada una leyenda y dice así;   como a los descubridores se les permite elegir el nombre,  Tombaugh preguntó a su sobrina, Venetia Burney, una niña, cómo lo llamaría. Y ella dijo “Pluto”,  nombre de un personaje de historieta de un ya conocido Walt Disney.

Resulta que “causalmente” ese era el apodo que  que los griegos daban al dios del mundo de lo invisible, el subterráneo, Hades. Entonces Tombaugh decidió llamarlo “Plutón”, es decir “Pluto” en inglés.  El significado de “Plutón” es algo así como “el rico, el próspero”

Si observamos la relación entre el nombre de su  buscador, Percival Lovell y su descubridor, Clyde Tombaugh, vemos lo  siguiente.  El nombre Percival es equivalente a “Parsifal”, el héroe de la mitología celta, que es un héroe “solar”.  En la mitología griega, Apolo (el Sol), tenía prohibido ingresar al mundo subterráneo de Hades.  Por otra parte el apellido del buscador de Plutón, “Lovell”, nos habla de “Love” es decir, de “amor”.  Y tanto una cosa como la otra, si nos conectamos con las asociaciones y las sincronicidades,  podrían hacernos comprender por qué no fue él quien lo descubrió.  Tanto su nombre como su propia energía, no estaban “alineados” con la energía de Plutón, que no es precisamente ni el amor humano ni un  héroe solar.

En lo concreto y racional se descubrió que los cálculos que había hecho Lovell no eran correctos y por eso nunca iba a llegar a ubicar a este planeta.

¿Y cuál sería la relación con su finalmente, descubridor Tombaugh?  En este apellido sí encontramos una palabra asociada a Plutón: “tomb”, que significa “tumba”.

Y algo más en relación a esta otra versión relativa a la leyenda, donde supuestamente intervino su sobrina Venetia Burney…  su apellido contiene la palabra “burn” que significa “fuego, ó incendio”, sustantivos también relacionados con la energía de Plutón, ya que es común mencionar a Hades, como “el  dios de los infiernos”. Si bien los griegos hablaban de un “mundo subterráneo” regido por Hades, el cristianismo consideró que ese mundo equivalente al reino de Hades, sería el infierno, en el cual hay fuego.

Aun así, el nombre “Plutón” terminó haciéndole honor a su buscador, Percival Lowell!!!  Porque la primera letra es “P”, que corresponde a su nombre, “Percival”, y la segunda es “L”, la primera de su apellido… 

¿Podremos comprender todo esto ya en este S XXI, a 100 años del anticipo de Rudolf Steiner, cuando dijo que la cultura del raciocinio estaba terminando, para unirse con lo aprendido a través del intelecto y la razón, a lo intuitivo, perceptivo y sincrónico?

Por eso el valor inmenso de la Astrología, como así también de otras Ciencias Simbólicas, que están entrañablemente unidas a la naturaleza del Universo, para mostrarnos por dónde es el siguiente paso.

Abrazos planetarios y sincrónicos!


__________________________________________________

Si este artículo/tema te interesó y desearas solicitar una consulta desde el enfoque de la Consultoría Psicológica, la Terapia Floral y la Astrología, comunicate a los datos de contacto.

De la misma manera si quisieras capacitarte desde la misma mirada integradora
___________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
CTS-Centro de Terapias para la Salud
(054-011)4702-7734 / 15-5731-6361
info@center-salud.com

jueves, 23 de noviembre de 2017

Rudolf Steiner y la verdadera Astrología

El hombre y los astros
(Rudolf Steiner)
Fragmento del prólogo por Heinz Herbert Schöffler


Actualmente la Astrología ha pasado a ser un recurso indispensable, el cual está siendo abordado, discutido y estudiado desde aspectos muy diferentes de lo que se estilaba en el comienzo del S XX.   Ya hace más de dos generaciones, el filósofo Ernst Cassirer ha caracterizado al hermentismo de la configuración astrológica universal como uno de los “más grandiosos intentos de abordar sistemática y constructivamente el Universo, y C.G. Jung hasta opinaba que la Astrología se hallaba ante las puertas de las universidades.

Siendo que ya en 1947 el se había expresado: “Tengo que reconocer que los datos astrológicos han clarificado ciertas cosas, que de otra manera para mí habrían sido incomprensibles”

Pero también hay autores antropósofos de primera línea, que comentaron haber podido construir un verdadero vínculo con ciertas personas, recién a partir del momento en el que accedieron a su horóscopo. También Guenther Wachsmuth, en su gran obra “Aspectos cósmicos del nacimiento y de la muerte. Aportes para la investigación del karma”, se ha expresado ampliamente y de forma fundamentalmente positiva respecto de la Astrología.

El cambio de los tiempos no es la única razón que nos mueve a dar una respuesta antroposófica a la cuestión de la Astrología;  vemos que además hay cierta falta de información, la cual puede deberse al hecho que a Rudolf Steiner se lo ha citado parcialmente en este contexto.  Es decir, que cuando se analizan las exposiciones a las que nos referimos, se descubre que de ellas existen dos tipos;  unas que advierten negativamente, llegando en algunos casos a ser hasta mordaces y desvastadoras, mientras que las otras iluminan, y hasta llevan a ver en la Astrología esperanzadas posibilidades.  Quien se ha familiarizado medianamente con la obra de Rudolf Steiner, sabe de su esfuerzo por iluminar y hablar de todos los puntos de vista, también de aquellos que son contradictorios.  Por lo que a partir de aquí ya nos tiene que quedar en claro, que de haber declaraciones negativas, definitivamente habría que poder encontrar los aspectos positivos, que a ellas correspondan. ¡Y sin lugar a dudas, los aspectos positivos existen!

La tendencia tan variable en las exposiciones de R. Steiner radica en la naturaleza de la temática en sí;  lo que R. Steiner caracteriza como “verdadera Astrología” se diferencia claramente de la forma decadente en la que se maneja vulgarmente a la Astrología (por ej. en las revistas).  En su libro “Guía espiritual del ser humano y de la  humanidad” del año 1941, leemos lo siguiente:

“A las casas del horóscopo en realidad las fundamentan, las fuerzas de acuerdo a las que el ser humano ingresa a su existencia física, las que, quien conoce de estas cosas, sabe interpretar. A un ser humano le corresponde un horóscopo, porque en el mismo se expresan las fuerzas que lo han guiado a la existencia.  Por lo que, si por ejemplo en un horóscopo Marte está en Aries, esto significa que Marte no está permitiendo el acceso de ciertas fuerzas arianas. Significa que las mismas están debilitadas.  O sea que el ser humano está ingresando a la esfera física y el horóscopo es la carta que lo orienta, antes de hacerlo.  No es posible abordar este tema, que actualmente parece ser tan vanguardista, sin aclarar que casi todo lo que se está realizando en esta dirección, proviene de fuentes aficionadas –tratándose realmente de supersticiones-, y que la verdadera ciencia que de esto se ocupa, se ha perdido en gran parte para el mundo.  Por lo que aquello que aquí se dice, no puede ser juzgado a partir de un parámetro que proviene de lo que actualmente existe como Astrología. Son fuerzas estelares las que actúan en la inducción del ser humano a su encarnación física.

Cuando un ser humano es observado con consciencia clarividente, es posible discernir el hecho de que se trata del resultado de una acción  conjunta de fuerzas cósmicas.  Esto debe ser visualizado de forma hipotética, pero sabiendo que se corresponde absoltutamente con el discernimiento clarividente”

(….)

“Se me ha develado ahora –como resultado de un trabajo de investigación de muchos años- con más y más claridad, que como resultado del impulso Crístico en nuestra época se vivificará algo así como una resurrección de la Astrología de la tercera época post-atlante, es decir de la época egipcia babilónica caldea, de otra forma que como se investigaba entonces, pero las escrituras estelares volverán a ser para nosotros, algo que nos hable”

Y en septiembre de 1924, R. Steiner insinúa que la Astrología aflora ambivalente, dirigiéndose por una parte a épocas muy pretéritas y por la otra a un futuro muy lejano.  Dice que en un futuro predecible será, por ejemplo, visto como una trivialidad observar la ciencia vegetal simplemente desde el punto de vista de la botánica, sino que será menester reconocer en cada planta, los astros que a traés de ella actúan.  En este sentido nos encontramos ante una época que tiene presente la cultura astrológica, no siendo posible que la Astrología se desenvuelva en una dirección trivial en el sentido de una herramienta predictiva, como decía R. Steiner, la que surgió en el siglo pasado de la mano de Alan Leo y sus contemporáneos como ser Sepharial, Libra y Franz Hartmann. La Astrología actual, sin que esté en contacto con la Antroposofía, considera menos la predicción de acontecimientos, sino antes bien la constitución física básica de quienes consultan.  O sea que aquí nos encontramos ante un cambio.  Pero también se puede ver un cambio en la metodología, en el hecho de que en el año 1929 el conocido astrólogo Walter Koch, que no era antropósofo, creó lo que justificadamente denominó “Astrología Gestalt” y lo que inequívocamente recogía impulsos imaginativos, práctica ésta que en la actualidad suelen aplicar autores antropósofos, independientemente de lo que Koch postulara. Por supuesto que en un terreno antroposófico el diagnóstico de la constitución física nunca incluye aditamentos de la psicología tradicional.  Es evidente que la Astrología se ha ido integrando con los teoremas psicológicos de C.G. Jung.  Esto no va en desmedro del área antroposófica si consideramos que el mismo Steiner ya había fundado las bases para una psicología antroposófica, en la que es posible reconocer principios astrológicos.

Es interesante destacar, que esta ciencia psicológica del ser humano de R. Steiner parte de un concepto aristotélico básico y de la trimembración de los miembros.  La misma fue enunciada en su forma muy característica durante el “Curso de pedagogía curativa”en el año 1924, cuando Steiner estaba por analizar dos cartas natales de dos niños del Instituto de Pedagogía Curativa de Lauenstein en Jena. –Es notable que hasta hoy nunca se haya hecho mención de estos institutos, y que los mismos tampoco hayan sido considerados.

Por entonces, R. Steiner enunció la siguiente correlación entre cada miembro del ser y los planetas, desde el punto de vista astrológico:

Hombre Espíritu………………….  Neptuno
Espíritu de Vida…………………..  Urano
Yo Espiritual………………………..  Saturno
Alma Consciente…………………   Júpiter
Alma Racional…………………….   Marte
Alma Sensitiva……………………   Venus
Cuerpo Astral…………………….    Mercurio
Cuerpo Etérico…………………..    Luna
Cuerpo Físico…………………….    Sol

__________________________________________________

Si este artículo/tema te interesó y desearas solicitar una consulta desde el enfoque de la Consultoría Psicológica, la Terapia Floral y la Astrología, comunicate a los datos de contacto.

De la misma manera si quisieras capacitarte desde la misma mirada integradora
___________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
CTS-Centro de Terapias para la Salud
(054-011)4702-7734 / 15-5731-6361
info@center-salud.com
www.center-salud.com

lunes, 20 de noviembre de 2017

Astrología y los Doce Curadores: Chicory - Escorpio

Astrología y los Doce Curadores:
 Chicory - Escorpio



La gente que necesita Chicory suele bloquear el impulso que hace fluir el amor incondicional. Cuando esta energía se dirige hacia adentro, las fuerzas del amor, la energía y el conocimiento –que normalmente salen hacia afuera-  se vuelven peligrosas y pueden llegar a expresarse, en cambio, como un interés egoísta y concéntrico por el poder, ó como una sórdida avaricia.

Los tipos Chicory son celosos y posesivos.  Procuran mantener a los que quieren en un estado de atadura constante, a veces hasta el límite de la servidumbre.  En una atmósfera de ctítica permanente, tratan de controlar y dirigir la vida de otros.  Puede compararse el tipo Chicory con esas madres que aparecen el teatro, con grades ambiciones para sus descendientes, aun por encima del amor que puedan sentir por sus hijos.

En la búsqueda de sus propios fines, estas personas son capaces de jugar con la compasión y el sentido del deber de los demás.  Cuando se ven contrariadas en sus deseos ó propósitos, rápidamente pasan a desempeñar el papel de mártires, inventando quizás una enfermedad con el fin de retener a los otros para que los atiendan compasiva y solícitamente.

Difieren de los del tipo Centaury, porque en éstos el martirio se sufre estoicamente.  La intención de los de Chicory es exhibirlo, y eligen la enfermedad por su impacto dramático.  No es sorprendente, entonces, que sea el tipo Centaury el que a menudo es víctima de los métodos de dominación propios de Chicory.

Chicory también suele dominar al tipo Rock Rose, a quien el miedo al abandono y a la soledad vuelve completamente dependiente.  El tipo Cerato (que suele andar a los tumbos y sin dirección) ó el tipo Scleranthus (que se siente angustiado por su gran inseguridad), son otros tantos blancos para los métodos de dominación de Chicory.

Parece que se preocupa por la felicidad y el bienestar de los demás, cuando en realidad sol piensa y actua en formas absolutamente egoístas en busca de su propia ventaja.  Los tipos Chicory son como harpías;  pueden también convertirse en un Shylock (personaje de la obra “El mercader de Venecia”, de W. Shakespeare, conocido por su cruel avaricia), tratando de cobrarse todo lo que siente que le es debido.

Detrás de la naturaleza posesiva de los tipos Chicory hay una necesidad de ser comprendidos.  En realidad temen la dependencia,  y es por eso que procuran ser ellos los dominadores de otras personas.  Mientras los tipos Agrimony ahnelan compañía, los tipos Chicory la buscan porque temen a la oscuridad.  Lo que más anhelan es que se los considere importantes y por eso disfrutan de la compañía de las personas que los admiran.

Los tipos constructivos de Chicory son altruistas cuando abrazan una “causa”.  Lideran con el ejemplo y no piden nunca a otros que hagan lo que ellos no harían.  Pueden ser incansables en sus esfuerzos y en su interés de que los otros “hagan las cosas bien”.  En este papel se parecen a Espartaco (esclavo romano, líder de una rebelión de esclavos en el S I a.C.), en su defensa de los débiles y oprimidos. Con valentía dirigen su amor por la lucha hacia una causa que vale la pena.  Su capacidad de calar la debilidad de los otros los convierte en implacables enemigos del  mal.  Se indignan  con el malvado y esgrimen lealmente la defensa del inocente.


Escorpio
Fijo - Agua
21 de octubre – 21 de noviembre

El estudio de este signo puede aportar una valiosa comprensión del tipo Chicory.  Escorpio es el octavo signo del Zodíaco. Entre los antiguos hebreos se lo personificaba como Dan, “una serpiente en el camino, una serpiente en el sendero (del Zodíaco) que muerde los cascos del caballo para que el jinete caiga hacia atrás (Génesis, 49:17)

Esto describe una inclinación de Escorpio, la de socavar el progreso del alma que aspira a elevarse, entremetiéndose entre los cascos de Sagitario.  El jinete es la parte superior de la naturaleza humana, la que Escorpio intenta derribar perturbando a su parte inferior, es decir, al caballo que está por debajo de él (el Centauro está formado por medio caballo debajo del medio hombre). Aquí la serpiente desea la caída del alma del mismo modo que instrumentó la caída de Adán en el Paraíso Terrenal.

Este es un tema recurrente en todo saber religioso y astrológico:  Escorpio es la trampa de la tentación en el camino del alma y la serpiente es el Tentador mismo. Retratado según la astrología, la “caída” de la humanidad (Libra, el Equinoccio de Otoño/Primavera), es lo que ahora separa a Escorpio (el acto creativo) de su concepción pura ó inmaculada (Virgo, la Virgen), y es interesante conjeturar que estos dos signos pueden haber estado unidos alguna vez –nótese la similitud de sus figuras antiguas-  como estaba unido Adán a Eva hasta que ella fue separada de un gran misterio que persiste en el más misterioso de los signos del Zodíaco.

Lo más claro de estas leyendas es que Escorpio aparece como una fuerza estática, que aspira poseer el Poder de la Verdad al cual le cierra el paso.  De otro modo, el Poder de la Verdad se transmitiría libremente mediante los rayos del Sol a toda la humanidad.  Escorpio es el Lucifer del Paraíso Perdido de Milton (poeta inglés del S XVI) que alardea: “Es mejor reinar en el Infierno que servir en el Cielo” ¿De qué otra manera se podría explicar la maléfica reputación que tiene este signo tan provocativo?

Hasta  sus planetas regentes se cuentan entre los más difíciles de manejar, según afirman los astrólogos. A Marte se lo conoce como el planeta que rige la guerra y Plutón es la tierra de los muertos ó su guardián.

En Escorpio también se presenta la mitología del celoso desafío a la deidad así como la historia de la tentación del hombre.  Fue Escorpio quien hizo desbocar los cabalos del carro del Sol un día en que el joven Faetón los conducía tontamente (esto define un rol más de Escorpio, el del “asesino de tontos”, que espera echar mano del no iniciado que se atreve a asumir una posición para la que no está realmente calificado;  del mismo modo que nos encuentra desprevenidos, generalmente cuando aparece con el atavío de la Muerte.  Como esto puede conducir a una larga digresión sobre Escorpio considerado el signo de la retribución, me limitaré tan solo a mencionar el tema).

Un acto de tal vileza tuvo la consecuencia lamentable de asolar el norte de Africa, convirtiéndolo en un enorme desierto –así continua la leyenda-  con lo que se demuestra que Escorpio se levanta como un antagonista nato de toda autoridad (está en cuadratura con Leo), hasta el punto de desafiar a su Creador, simbolizado por el Sol, que es el regente de Leo.

Como Judas, en el Nuevo Testamento,  Escorpio está dispuesto oa traicionar el Hijo (el Sol) de Dios por treinta míseras monedas de plata, así como a reinar por los treinta días de un mes lunar (la plata es el metal de la Luna).

Escorpio es un signo de Agua fijo, y sugiere no solamente  agua estancada, pantanos y charcos, sino también hielo que, como el escorpión verdadero, decrece a causa del Sol y de su calor, del mismo modo que la serpiente se encoge ante el rostro de Dios.

Y sin embargo, si no hay nada que sea verdaderamente malo, debemos sentir  “compasión por el diablo” y tratar de entender que la presencia de Escorpio es vital y necesaria para el Universo.

Lo que por lo general no se revela en estas historias es que Escorpio es realmente el signo de la redención y la salvación;  es el lugar de la transformación.  Solo después de que se nos haya probado, se nos revelará nuestra verdadera naturaleza –tanto a nosotros mismos como a Dios-  Esto explica por qué muchos creen que Dios encomendó a Lucifer que se convirtiera en el adversario de la Humanidad, como ocurre en el Libro de Job.  Los grandes pecadores se convierten en los grandes santos, por lo menos así lo dicen las Escrituras.

Este es el argumento de la leyenda de Fausto, en la obra dramática escrita por el gran poeta alemán Goethe.  Fausto es el Escorpio ideal, ya que, luego de sobrevivir a la tentación –y a pesar de haber vendido su alma al diablo- es redimido en el final y transportado al Cielo por un coro angélico.  La Biblia dice que el mismo Lucifer fue alguna vez un ángel, y lo volverá a ser algún día.

Finalmente, lo que sacamos en conclusión es una impresión de que la tarea de Escorpio es la de “El Eliminador”.  Como la Muerte, Escorpio elimina el exceso de población en todas las especies, agostando a quienes hayan sobrevivido a su propia utilidad.  Quizás esto suene algo duro, pero es bastante descriptivo;  Escorpio rige los órganos de eliminación del cuerpo humano (es de notar que en Escorpio rige la eliminación, y si no  nos liberamos de los desechos del cuerpo, éstos nos pueden matar, en otras palabras, nos ahogan y morimos en ellos ó por ellos).

Escorpio también es vengativo, pero no se encuentra del todo fuera de la ley.  En la Cábala hebrea, la Muerte se describe como la Sephira (aspecto de dios) invisible.  No se muestra en los diagramas del Arbol de la Vida pero se interpreta como el puente que atraviesa el Abismo que está antes del Triángulo Supremo, a través del cual deben viajar todas las almas para unirse con la Divinidad.

Sería semejante a la Laguna Estigia, a través de la cual los muertos en la Antigüedad clásica debían pasar para llegar al otro mundo.  La muerte, según se comprende y se usa el término, significa un requisito necesario para alcanzar una existencia más plena.  Ante la muerte, se rasga el velo del Templo, y el hijo del hombre, el hombre interior, resucita.

Con tan poderosa fuerza motivando su carácter, no debe soprender que el escorpiano sea catalogado por lo general como alguien que inspira una mezcla de miedo y reserva.  Reservados por naturaleza, estos individuos nunca se revelan a sí mismos y por lo tanto resultan difíciles de comprender. Se destacan claramente en Escorpio las personalidades que tienen un penetrante poder de discernimiento, acompañado de una voluntad implacable.  Cuando despiertan, su pasión y su fuerza se combinan con lo anterior para crear una infatigable determinación, que generalmente resulta irresistible.

La Astrología y las Flores de Bach - Los Doce Remedios del Zodíaco
Peter Damian


__________________________________________________


(...continuará)

Fuente:
"La Astrología y las Flores de Bach-Los Doce Remedios del Zodíaco"

Peter Damian
___________________________________________
Si este artículo/tema te interesó y desearas solicitar una consulta desde el enfoque de la Consultoría Psicológica, la Terapia Floral y la Astrología, comunicate a los datos de contacto.

De la misma manera si quisieras capacitarte desde la misma mirada integradora
___________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
CTS-Centro de Terapias para la Salud
(054-011)4702-7734 / 15-5731-6361
info@center-salud.com





domingo, 19 de noviembre de 2017

Astrología y los Doce Curadores: Scleranthus - Libra


ASTROLOGIA Y LOS DOCE CURADORES
SCLERANTHUS -  LIBRA




El tipo que requiere Scleranthus sufre de indecisión.  Dudosas e inseguras, son personas que pierden fácilmente el equilibrio y se confunden.  Simplemente, no pueden decidirse. En su comportamiento personal van de un extremo al otro del ánimo y del temperamento, y como no son personas especialmente robustas, pueden llegar a sufrir ataques de nervios.  Padecen a menudo de mareos ó vértigos.

Tranquilos y pacíficos por naturaleza, no buscan consejo para salir de su indecisión, como haría el tipo Cerato.  Tampoco se confunden fácilmente frente a una miríada de posibilidades.  La indecisión aparece cuando se les presentan sólo dos alternativas. Incapaces de elegir, llegarán eventualmente a una decisión basándose en su propio consejo.  Es probable que les lleve cierto tiempo;  por lo que son proclives a demorarse, no por miedo a las consecuencias (como el tipo Mimulus) sino por mera indecisión.

Como no pueden concentrarse, parece que también les faltará convicción, que fueran “desleídos”. Esto les sucede sea porque realmente ven las dos salidas, y les preocupa ser justos, sea porque quieren seguir siendo apreciados, lo que significa una gran necesidad para el tipo Scleranthus.

Los tipos Scleranthus constructivos son tranquilos y seguros frente a las decisiones. Confían en que sabrán cuándo se necesita tomar alguna decisión, si es que la hay.  Equilibrados, de buen discernimiento, atemperados en sus juicios, reflejan hacia el exterior la armonía que experimentan en su interior.  Honrados y justos, como Salomón, estas personas son requeridas y respetadas por sus consejos.  El tipo Scleranthus constructivo es aquél que ha encontrado el Tao.

Libra
Cardinal - Aire
21 de septiembre – 21 de octubre

Un estudio de este signo servirá para comprender mejor el tipo Scleranthus. Libra es el séptimo signos del Zodíaco natural y se encuentra opuesto a Aries. Está en el punto medio de la rueda del Zodíaco, que es el camino astrológico simbólico que toda alma debe recorrer.  Su comienzo marca la caída ó el equinoccio de Otoño/Primavera.  Como ya se ha dicho en la sección que describe Chicory/Escorpio, este momento también marca la caída de Adán en el Paraíso Terrenal.

Considerado en ese contexto, Libra se puede interpretar como el punto sin retorno, sobre el cual la humanidad permanece en equilibrio, en el sendero de la evolución que conduce a Acuario.  Vacilando a menudo entre la progresión y la regresión personal, aquí a medio camino, los seres humanos se encuentran equidistantes de sus orígenes y de sus eventuales objetivos.  Como el signo de Libra es el que más lejos se halla de estos dos puntos, ha caído en un estado de ignorancia con respecto a la verdadera naturaleza de ambos.  Por lo tanto los librianos suelen sentirse apartados y sin esperanzas, tanto del creador como de su destino personal.  La decisión de continuar hacia adelante se complica aun más porque Escorpio –el octavo y siguiente signo- bloquea el camino con su presencia atemorizante, sofocando de miedo las  aspiraciones de Libra.  No es sorprendente entonces que el símbolo de Libra sean los platillos, ya que en este punto todo pende de una balanza.

La cuestión de la balanza sirve para identificar la fuente de preocupaciones de Libra;  pesar las alternativas y luego decidir correctamente.  “Yo equilibro” son las palabras claves del signo, y para la personalidad de Libra esto significa hacerlo siempre de un modo totalmente justo.  No es tarea fácil y Libra se encuentra con frecuencia asediado por el fantasma de la indecisión, como ya hemos sugerido al referirnos al tipo Scleranthus.

Sin embargo, por lo general  Libra acepta el desafío llevándolo a un ámbito donde puede probar su bien desarrollada capacidad de juicio, como el de la diplomacia ó de los tribunales.  Los librianos tienen un sentido innato para el “juego limpio” y la justicia, combinados con una inteligencia excepcional de la cual se sienten especialmente orgullosos.  Los nativos de este signo son a menudo literatos y conocidos por su amor a la lectura (podemos detectar con facilidad el origen de la palabra “library”) y la escritura;  Libra ha producido un notable conjunto de gigantes de la literatura.

Como un signo cardinal de Aire, su intelecto penetrante seguramente resulta buena compañía para los otros signos de Aire, Géminis y Acuario. Se deduce que los nativos de este signo son tan elocuentes como aquéllos.

De hablar suave y amistoso, los librianos están decididos a cooperar en las interacciones sociales.  Aman la armonía en todo nivel (aman también la música) y a veces la actitud de conseguir “la paz a cualquier costo” los hace parecer indecisos frente a los demás.

Este es el signo del matrimonio y el poderoso impulso que sienten los librianos para casarse se ve fortalecido por su planeta regente, que es Venus, la diosa del Amor.  La actitud de compartir nace naturalmente en ellos y, así como las palabras de Aries, su signo opuesto, son “yo soy”, las de Libra expresan “nosotros somos”.

La representación del signo suele ser una versión modificada de los platillos, también en una relación de oposición con Aries;  así como Aries es el sol naciente (la ascendencia del ego), el dibujo de Libra puede percibirse como un sol poniente, lo que atestigua la voluntad del signo de dejar de lado la expansión del ego a fin de compartir.

La representación de Libra puede considerarse todavía en otro contexto;  el de la justicia más elevada, a la cual está sometida nuestra especie.  Esta es, por supuesto, la justicia de Dios, que nosotros interpretamos según nuestra experiencia como “karma”.

La ciencia tiende a definir el “karma” como “causa y efecto” y reemplaza las antiguas nociones de una justicia celestial o divina por modernas leyes impersonales de probabilidad.  A pesar de que evitamos complejas explicaciones de principios estadísticos, es interesante notar la llamativa similitud que hay entre la grafía de Libra y lo que la estadísticas conoce como “curva normal de distribución”.

Los símbolos son idénticos, tanto en diseño como en significado.  Esta curva, también conocida como “curva normal de probabilidades”, es la explicación científica del modo en que se distribuyen la mayoría de los hechos sobre la Tierra.  Esta curva, que tiene la forma de una campana, según se dibuja en un gráfico, describe el término medio;  el resultado infalible y recurrente de lo que el científico consideraría casualidad es lo que Libra revela como el designio justo de la naturaleza, ó la expresión de una justicia mayor.  Cuando le concierne a los asuntos y acciones de los hombres, esta justicia se hace “karma”, “lo que siembres has de cosechar”.  Todo vuelve a ti al final. En términos astrológicos no es difícil apreciar esto cuando uno considera que Saturno (el planeta del Karma) está exaltado cuando se halla en el signo de Libra.

En virtud de su posición en el Zodíaco, Libra es el signo que mejor ejemplifica la paradoja.  Su representación también se usa como símbolo matemático para denotar la “diferencia entre”.  Si incorporamos los métodos librianos de comparación y moderación, seremos capaces, eventualmente, de alcanzar el conocimiento verdadero.

La Astrología y las Flores de Bach - Los Doce Remedios del Zodíaco
Peter Damian


__________________________________________________


(...continuará)

Fuente:
"La Astrología y las Flores de Bach-Los Doce Remedios del Zodíaco"

Peter Damian
___________________________________________
Si este artículo/tema te interesó y desearas solicitar una consulta desde el enfoque de la Consultoría Psicológica, la Terapia Floral y la Astrología, comunicate a los datos de contacto.

De la misma manera si quisieras capacitarte desde la misma mirada integradora
___________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
CTS-Centro de Terapias para la Salud
(054-011)4702-7734 / 15-5731-6361
info@center-salud.com
www.center-salud.com




domingo, 12 de noviembre de 2017

Aromaterapia y lo Sagrado II

Las mujeres de Jesús,  discípulas y sanadoras. La Rosa


Jesús amó a las mujeres porque podía ver en sus corazones y sus almas lo que sufrían en un mundo dominado por hombres.  Pero el uso de los aceites vegetales aromáticos dio la oportunidad de dar, de servir y de ser fortalecidas.  El Nuevo Testamento tiene escasez de información acerca de las mujeres que seguían a Jesús, sin embargo sabemos por Lucas 8,1-5 que las mujeres estuvieron con él, viajando desde el campo hacia las ciudades de Galilea y Samaria. Incluso los apóstoles utilizaron estos aceites vegetales, según lo informado por Marcos en la Biblia: “Así que ellos (los apóstoles) salieron y predicaron que los hombres deberían arrepentirse. Expulsaron muchos demonios y muchos de los enfermos que ungieron con aceite fueron sanados”

De todas las cosas audaces que hizo Jesús durante su vida, la más asombrosa fue la de reunir a un grupo de 12 mujeres para promover la obra de su ministerio.  En ese tiempo, a las mujeres no se les permitía leer la Torá en la Sinagoga debido a su periódica “impureza” y tenían que sentarse, por separado, en la galería del piso superior en la Sinagoga.  Las mujeres eran educadas solamente para realizar las tareas del hogar y preparar la comida.  Sólo la esposa de un rabino era educada en la lectura.  Las mujeres no podían enseñar la ley ni podían ser testigos en los tribunales judíos.  En un país gobernado por la élite religiosa, eran invisibles e impotentes. 

Sin embargo  Jesús dijo:
“A la mañana siguiente, separaremos a diez mujeres…
Susana, la hija del ex chazán  de la Sinagoga de Nazareth, 
Juana mujer de Chuza, el mayordommo de Herodes Antípatro,
Elizabeth la hija de un judío rico de Tiberias,
Martha, la hermana mayor de Andrés y Pedro; 
Raquel la cuñada de Judas el hermano de carne del Maestro,
Nasanta la hija de Elman, el médico sirio,
Milcha una prima del apóstol Tomás,
Ruth la hija mayor de Matías Levi,
Celta la hija de un centurión romano
y Agaman una viuda de Damasco”

Posteriormente agregó a otras dos mujeres a este grupo:
“María Magdalena y Rebeca, la hija de José de Arimatea”

Este grupo de 12 mujeres se conoce como “El Cuerpo de Mujeres Evangelistas” Jesús las autorizó a crear su propia organización e instruyó a Judas para que les proporcionaran dinero para equipamiento y animales de carga.

La historia de las mujeres de Jesús continua en El Libro de Urantia:
“…ellos (los 12 apóstoles), se quedaron atónitos cuando propuso formalmente la comisión de este grupo de 10 mujeres como profesoras de religión, inlcuso cuando les permitió viajar con ellos.  El país entero se conmovió por este proceder, los enemigos de Jesús sacaron gran partido de este movimiento, pero en todos lados las mujeres que creían en la buena noticia estuvieron firmemente detrás de sus hermanas elegidas y no vacilaron en manifestar su aprobación por este reconocimiento tardío del lugar de la mujer en el trabajo religioso”

Jesús anunció la emancipación, que liberaba a las mujeres, a pesar de que Pablo, más tarde, las volvió a limitar en la Iglesia Cristiana.  El Libro de Urantia explica: “…el hombre nunca más iba a considerar a la mujer como un espíritu inferior”.  Las mujeres eligieron a Susana como su líder y a Juana como su tesorera.  Pronto fueron autosuficientes y produjeron sus propias ganancias. Mujeres a las que no se les había permitido estar en la planta principal de la Sinagoga, eran ahora maestras autorizadas del Nuevo Evangelio. 

Estas mujeres fueron capaces de abastecer, más efectivamente, a sus alicaídas hermanas de Magdala, por ejemplo, adonde  a los apóstoles no se les permitía ir.  Las mujeres podían visitar a los enfermos y ofrecerles aceites aromáticos, hierbas y alimentos a los internados en estos siniestros lugares. Allí encontraron a María Magdalena, quien se convirtió en su maestra más fuerte.  Los 12 apóstoles, recuperados de su horror inicial por la formación del Cuerpo de Mujeres Evangelistas, comenzaron a comprender la sabiduría de Jesús por haber tomado esa decisión y a menudo disfrutaban de viajar con sus contrapartes femeninas.

Aunque la historia del Cuerpo de Mujeres no menciona específicamente el uso de aceites esenciales para la sanación, las mujeres los habían llevado con ellas mientras atendían a los enfermos y su aroma se sumaba a la elevación que producían sus mensajes llenos de Gracia donde quiera que iban.

Las 12 mujeres, seguramente llevaron con ellas pétalos de rosa roja (Rosa gallica) de la familia de las Rosáceas, originaria de Persia y una de las más antiguas plantas conocidas por los seres humanos. Jeanne Rose escribe: “En Persia se producía tal cantidad de Agua de Rosas que los canales se llenaron de ella y en días calurosos y soleados, subía a la superficie una espuma aceitosa que podía ser capturada en pequeños frascos”

Había una gran demanda de Agua de Rosas en todo Oriente, debido a sus valiosas cualidades astringentes.  Las mujeres podrían haberla utilizado para detener hemorragias.  Debido a la capacidad de la Rosa para conservar a su perfume, incluso cuando está seca, más tarde, en la Edad Media, y se ganó el nombre de “la rosa del boticario” y se utilizaba para curar enfermedades pulmonares.  También era valiosa para el corazón, como tónico para la circulación lenta de la sangre.  Emocionalmente, la rosa era tranquilizadora de sentimientos oscuros tales como celos, depresión y dolor. Espiritualmente, se creía que abría el Chakra del Corazón para que éste irradiara más amor.  El corazón es el  punto medio donde se unen lo espiritual y lo físico. El corazón está asociado con Jesús, que fue un ejemplo vivo de la energía espiritual uniéndose con la realidad física. La Rosa, ya sea la Rosa gallica ó Rosa damascena, es simbólicamente su aroma (La Rosa damascena es un absoluto, a través de modernos métodos de extracción por solvente). La fragancia de la Rosa es conocida por realizar la verdad, la belleza y la bondad de cualquiera lo suficientemente afortunado que utilice el aceite ó huela la flor.

Las mujeres de Jesús pasaron mucho tiempo sanando a la gente de enfermedades físicas y espirituales, utilizando hierbas y aceites de importancia en ese momento.  Ciertamente tuvieron algunos de los problemas físicos comunes en personas de todas las edades;  dolor de cabeza, dolor de muelas, indigestión, dolores artríticos, infecciones, resfrí0os, gripe, SPM (síndrome premenstrual) y depresión.  Dioscórides, quien viajó por todo el Mediterráneo con las tropas romanas, fue uno de los primeros en el mundo occidental en documentar la aplicación terapéutica de más de 700 plantas.  Fue contemporáneo de Jesús, y su libro “De Materia Médica” fue ampliamente utilizado hasta el año 1800.

Éstas son algunas de las plantas descriptas por Dioscórides y promovidas por el Cuerpo de Mujeres Evangelistas:

Hissopo (Hyssopus officinalis): las infecciones respiratorias, como laxante y para la purificación

Mejorana (Origanum majorana): los dolores reumáticos, la aflicción y el dolor de muelas

Incienso (Boswellia carteri): para el sistema nervioso y el sistema endocrino

Menta (Mentha piperita): trastornos digestivos, para refrescar y para las infecciones

Mirra (Commiphora myrrha): infecciones de las encías y de la piel, y como estimulante inmunológico

Estas plantas fueron utilizadas en forma de aceite ó como hierbas para ungüentos.  El aceite se presentaba en forma de aceite infundido, lo que significa que eran fabricados usando como base aceites vegetales como el aceite de oliva.  Los aceites destilados que usamos hoy en día son más poderosos en aroma y en concentración que aquellos que se utilizaban alrededor del año 1 d.C.

Las mujeres que rodearon a Jesús durante su vida sentían una devoción amorosa por este extraordinario amigo. En los últimos momentos de su vida, cuando Jesús fue clavado en la cruz, todos los sus apóstoles habían huído menos uno;  sin embargo (de acuerdo con el Libro de Urantia), el Cuerpo de Mujeres Evangelistas estuvo “presente en su totalidad y ninguna lo negó ni lo traicionó”. En una de sus últimas apariciones ante una reunión de   mujeres, incluyendo a María Magdalena, Jesús dijo: “Que la paz sea con vosotras.  En la comunión del Reino no habrá judíos ni gentiles, ni ricos ni pobres, ni lbres ni encadenados, ni hombres ni mujeres.  Ustedes también están llamadas a publicar las buenas noticias de la libertad de la humanidad a través del Evangelio de la filiación con Dios en el Reino de los Cielos. Vayan por todo el mundo proclamando este evangelio y confirmando creyentes en la fe por esta causa.  Y mientras lo hacen, no se olviden de atender a los enfermos y de fortalecer a los pusilánimes y a aquellos que están muertos de miedo. Y Yo estaré con ustedes siempre, hasta los confines de la Tierra.”

En la persona de Jesús podemos ver el desarrollo de las características de hombres y mujeres en una sola personalidad armónica. Su fuerza, su honestidad, su sentido práctico combinados con su visión divina. Su compasión y su bondad lo convirtieron en un ser humano equilibrado. Tenía la gracia y el “aroma de la amistad que emana de un alma saturada de amor”.  Los hombres y mujeres de hoy pueden utilizar el modelo de su persona integrada para revelar cuánto más equilibrio se puede crear entre los dos géneros y en cada psique individual. Él reveló el verdadero propósito de nuestra vida;  crecer en nuestro conocimiento espiritual y en el amor de Dios.  A través del aroma de la Rosa, la fragancia del corazón, podemos unir nuestro ser físico a nuestro ser espiritual.

Del libro:
Aromaterapia, despertando a las fragancias curativas
Capítulo 4 – Las mujeres en la vida de Jesúis
Elizabeth Anne Jones

_________________________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
(054-011) 4702-7734 / 15-5731-6361
Info@center-salud.com
www.center-salud.com
______________________________________________

Si este artículo te interesó, te agradeceré lo compartas a tus contactos conservando la autoría del mismo.   

Estás invitado a conocer las propuestas en capacitaciones en terapia floral en nuestro sitio web.

Aromaterapia y lo Sagrado

Las mujeres de Jesús, María y el Nardo
(Libro "Aromaterapia, despertando a las fragancias curativas", 
Elizabeth  Anne Jones)


Otra mujer que significó mucho para Jesús fue su amiga de la infancia, Marta, la hermana de Lázaro. Ella tuvo el valor de darle, en público, un tratamiento con aceites esenciales al hombre que amaba y que ella consideraba un amigo de la familia. El evento tuvo lugar después de una fiesta en casa de Simón, uno de los ciudadanos más prominentes de Betania. Jesús había escogido la pequeña aldea de Betania como el lugar en el que iba a resucitar a Lázaro de entre los muertos ya que casi todo hombre, mujer y niño que viviera allí creía, al como Jesús enseñara, que era hijo de un Dios amoroso.
Cerca del final de la fiesta, María, acompañada por su hermana Marta, caminó delante de un grupo de mujeres del público. Llevaba un gran jarrón de alabastro que contenía un aceite esencial muy raro y caro, aceite de Nardo (Nardostachys grandiflora). La escena es descripta en la Biblia (Juan 12:3): “Entonces María, tomando una libra del costoso perfume hecho del más puro Nardo, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Así, la casa se llenó con la fragancia del perfume” Todos los presentes estaban sorprendidos por lo que Maria había hecho.
El aceite esencial que María había utilizado provenía del Nardo (a veces llamado “Nardo de la Montaña”) de la familia de las Valerianáceas que se encontraban en las altas montañas (11000-17000 pies) del Himalaya, como Botan y Nepal en India. De acuerdo a Roy Genders, “Jatamansi es una palabra hindú que significa “mechón de pelo”, porque la parte más aromática de la planta es esa parte del tallo justo por encima de la raíz que está cubierta por las fibras de los pecíolos de las hojas secas. Estos filamentos parecidos al pelo, se forman tan cerca uno del otro que tienen la apariencia de un mechón de pelo”
El aceite más buscado por los romanos, el de Nardo, era considerado valioso como perfume para el cabello. Hoy en día es destilado al vapor de los peludos tallos y tiene un fuerte olor que recuerda al Patchouly y a la Valeriana, con un fondo tenue de Almizcle. Un aspecto provechoso del Nardo es que cuanto más tiempo se lo conserva, más potente se vuelve su aroma. En el libro De Materia Médica, el médico griego Dioscórides describe el aceite de Nardo, como un aceite cálido y seco, bueno para el tratamiento de las náuseas, la indigestión y la inflamación. Se sabe que es un buen tranquilizante emocional y también que intensifica los sentimientos de devoción hacia Dios ó un maestro espiritual. Patricia Davis estima que el Nardo ejemplifica el “espíritu de generosidad”
El Nardo de María habría sido mezclado con aceite de oliva ya que la ley judía requería que los aceites sagrados -a menudo utilizados para los sacerdotes para ungir el tabernáculo ó para ser quemados en el altar como Incienso- fueran mezclados con un aceite portador. Cuando María terminó de ungir los pies de Jesús, Judas Iscariote le murmuró a Andrés que María debía ser reprendida por este tipo de derroche, porque el Nardo era muy valioso. Jesús se conmovió por su acto de aromática devoción y puso su mano sobre la cabeza de María, diciéndole a todos los presentes que no debían reprenderla, porque su acción provenía de su corazón. El hizo notar que el ungüento podría haber sido vendido para darles limosna a los pobres, pero que los pobres siempre estarían allí para ser asistidos. De acuerdo con la versión de este incidente en el Libro de Urantia, Jesús anticipó el lugar de María en la historia “…Yo no siempre estaré con ustedes, me voy pronto a mi Padre… en los siglos venideros, dondequiera que se predique este evangelio en el mundo entero, se relatará lo que ha hecho en memoria de ella”
A pesar de que su acto fue extravagante, María amaba a Jesús y quería obsequiarle esta ofrenda mientras estuviera vivo en vez de ofrecérselo en su entierro. A pesar del riesgo de la desaprobación pública, se sintió capaz de actuar. La energía de la planta era como un bálsamo para el dolor de su corazón por el pensamiento de la partida inminente de Jesús. Tenía la sincera aprobación de su hermano Lázaro y de su hermana Marta, ya que ella había ahorrado el dinero durante mucho tiempo para comprar la vasija de aceite de Nardo. Una vez más una mujer recibió valor a través del acto de ofrecer un aceite esencial, en este caso no para sí misma sino para un amigo muy querido.

_________________________________________________________

Elsa B. Mirol Colella
Consultoría Psicológica, Astrológica y Floral
(054-011) 4702-7734 / 15-5731-6361
Info@center-salud.com
www.center-salud.com

______________________________________________

Si este artículo te interesó, te agradeceré lo compartas a tus contactos conservando la autoría del mismo.   


Estás invitado a conocer las propuestas en capacitaciones en terapia floral en nuestro sitio web.